Volar con Bebé en Iberia [Experiencia]

¿Cómo es Volar con Bebé? Experiencia viajera volando con un bebé de dos meses e Iberia

¡Un nuevo post sobre viajar con niños! Bueno en nuestro caso solo viajamos con uno. Estos días que muchos estaréis de puente, u organizando las vacaciones de navidad, os cuento la experiencia de volar con bebé en Iberia, para un vuelo nacional (Barcelona-Madrid y vuelta).  

Volar con Bebé en Iberia

Volamos con nuestro bebé justo al cumplir los dos meses. Aunque por normativa en la mayoría de las aerolíneas se pueden subir antes a los bebés, los médicos recomiendan esperar a los dos meses por los oídos.

Nuestro vuelo era Barcelona-Madrid y vuelta un par de días después. Sabía que no íbamos a llevar el carrito, pero quería probar a llevar la silla para el coche. Mi duda era… ¿se puede llevar el chasis con la silla para el coche hasta la puerta del avión?

Llamé a atención al cliente y primero me dijeron que sí, sin problema. Pero luego yo pensé… nunca he visto a nadie volar con carros que se pliegan en dos piezas… voy a volver a llamar.

Y eso hice. Y entonces me dijeron que no. Asique nada, me llevé solo la silla. Y me advirtieron de que debería facturarla, sí o sí. Aunque era gratis. Cual fue mi sorpresa cuando llegué al mostrador y me hicieron pasar la seguridad con la silla, porque sí podía llevarla hasta el avión... y habría podido llevarla también con el chasis.

Otro de los puntos flojos de Iberia a la hora de volar con un bebé con ellos es la asignación de asientos. Te asignan la última fila del avión, entiendo que por el embarque preferente. Estás al lado de los baños lo que puede ser bueno con un bebé, pero también malo

Lo Más Positivo

  • Mostrador de atención familiar en Barajas (a ver si lo ponen en El Prat también).
  • Carrito o silla de coche hasta la puerta del avión. Recogida al salir, también en la puerta.
  • Embarque preferente después de business.

Lo Más Negativo

  • El servicio telefónico de des-información al cliente
  • Asientos al final del avión.

Nuestra Experiencia: Volando con Un Bebé de Dos Meses

Y… ¿cómo es volar con un bebé de dos meses? ¡Pues muy fácil! Más de lo que yo pensaba 🙂

De primeras, como ya somos una familia “hecha y derecha” podemos entrar a las colas de seguridad para familias. En el Prat esto es GENIAL porque están completamente separadas del resto, el acceso es diferente (en la T1). En Barajas están en la misma línea de arcos de seguridad (al menos en la T4).

El personal fue bastante paciente con nosotros, que éramos unos completos primerizos. En especial conmigo a la ida, que hice este trámite de seguridad yo sola con el bebé y todos los cachivaches.

Volar con Bebé: Experiencia de Viaje con Niños en Iberia
Un selfie de los míos: desenfocado y al revés 🙂 Los tres entrando en el avión de ida. ¡El primer viaje en avión con bebé!

En el aeropuerto sí es cierto que faltan instalaciones para mamás con bebés. Y no me refiero a salas de lactancia escondidas. Sino a asientos de espera más cómodos (como sofás, por ejemplo) o que en los baños con cambiadores también haya aseo para la mamá (en el Prat). 

El embarque con Iberia fue muy rápido y las familias van justo después de business/priority. Una vez dentro del avión el peor rato es esperar a que se mueva. El BebéPunk no dejaba de mirar a todas partes, luces, sonidos… y pedir teta para calmarse. Fue imposible aguantar hasta el despegue. Algo que recomiendan para que los oídos no les molesten.

Asique, cuando despegamos, él ya llevaba un rato en el pecho. El ruido le flipó absoluta y totalmente y le impidió dormirse. El viaje de ida fue un poco incómodo por eso: él tenía sueño y toda la situación le emocionaba tanto que era imposible dormirle.

Pero un par de días después a la vuelta ya había superado la “novedad” de volar. Los niños son alucinantes: ¡se adaptan a todo enseguida! Volvió completa y totalmente dormido.

En cuanto al tema de la comodidad… la verdad es que es bastante incómodo volar con bebé de dos meses encima. El nuestro ya es bastante largo, y no cabe ya en la posición de “cuna” al pecho en el ancho del asiento, asique tenía que ponerme medio de lado yo y medio de lado a él. Aún no se puede sentar porque no aguanta bien esa postura (¡es muy pequeño!). Otra bebé que viajaba en el mismo vuelo iba sentadita encima de su mamá y tan a gusto.

Deja un comentario