Viaje a Japón. Día 13. Excursión a Kanazawa

Después de tantos días de Kioto estábamos un poquito “saturados” del ambiente místico de la ciudad, y decidimos irnos a algún sitio cercano con atractivos turísticos, y el elegido fue Kanazawa, una ciudad a unas dos horas y media en tren de Kioto.

Kanazawa es principalmente conocida por su jardín Kenroku-en que es muy, muy, muy recomendable. El paseo hasta allí valió la pena sólo por eso, pero también nos gustó mucho descubrir el pedazo de castillo de la ciudad y los jardines de los alrededores. En el jardín es muy famosa la linterna de piedra Kotojiro y la fuente más antigua de Japón, que tiene 3,5 metros de chorro de alto que se crea sólo por la presión de los dos niveles del terreno entre el lago y la fuente. A mí sin embargo lo que más me gustó fueron los pedazo de árboles que hay que tienen las ramas sujetas con esos troncos que las apuntalan y ¡en invierno les tienen que poner una red para que la nieve no tronche las ramas con el peso!

Ese día comimos en la estación de tren unas tortillas francesas rellenas de arroz que son bastante habituales por aquellas tierras, estaban riquísimas pero eran sabores bastante intensos y no nos sentaron muy allá.

La vuelta a Kioto fue tranquila y elegimos unos ramen para hacernos en el hostel (una de nuestras pasiones de Japón fue descubrir toooooooooooodas las variedades y formas de estos fideos que tanto echamos de menos) y cenar tranquilos mientras nos preparábamos para el “asalto final” a los templos de la ciudad.

Deja un comentario