Marketing

TED-talk destacada: secretos para la felicida en nuestro día a día

Hoy tenía pensada esta entrada, pero he visto esta charla TED de Shawn Achor, The Happy Secret for a Better Work y no puedo dejar de postearla para que todos los que me leen (y sepan un poquito bastante de inglés, porque es complicado de entender ya que Shawn habla un poco rápido aunque ayuda si ponéis los subtítulos en inglés 😉 ).

Es especialmente interesante la reflexión “¿Qué puede hacer que fulanito, menganita o un estudiante de Harvard sea infeliz?”. Muchas veces pensamos que tal o cual persona por su situación vital, social, posición económica o etc. es extremadamente feliz y punto.

Sin embargo, según las investigaciones de Shawn Achor, el 90% de nuestra felicidad procede de cómo nuestro cerebro interpreta la realidad. Y no hemos sido especialmente entrenados para que lo haga en clave positiva que facilite nuestra felicidad.

En un mundo que define la salud como la falta de enfermedad, ¿es la felicidad la ausencia de tristeza? En absoluto, es la interpretación de la realidad de forma positiva, tranquila y serena la que nos lleva a  la felicidad. Y muchas veces, una de las áreas de nuestro mundo que peor interpretamos es la de nuestro trabajo. “Voy a trabajar mucho más, porque tendré más éxito y seré más feliz”. La conexión trabajar más – éxito – felicidad es desaconsejable. Nuestro cerebro, una vez alcanzamos una meta, automáticamente ha puesto otra para que nos consideremos exitosos.

Las altas expectativas que nos ponemos habitualmente, sumadas a la concepción pasado-presente-futuro de nuestras vidas inciden en que seamos menos felices. ¿La solución? En el vídeo tenéis algunos trucos para ir reeducándonos a nosotros mismos:

  • Concentrar el máximo número de hechos positivos en nuestro presente actual. No intentar alcanzar algo genial más tarde.
  • No asumir que el mundo exterior y sus condicionantes rigen nuestra felicidad.
  • La meditación ayuda al cerebro a estar predispuesto a nuevos tipos de pensamiento. Hay que hacer que nuestro cerebro se ejercite día a día y aprendamos nuevas pautas de interpretación de la realidad.
  • Aumentar nuestros actos de bondad. No sólo para ser mejores personas, sino porque creemos una red de gratificación y de soporte a nuestras acciones positivas.
  • Ser agradecidos: escribir cada día 3 cosas por las que estás agradecido ese día (cada día diferentes) y una experiencia positiva vivida en las últimas 24 horas.

Y tú, ¿cómo te motivas para alcanzar el positive thinking?¿crees que influye en tu día a día de trabajo, social, personal…?

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.