Por fin llegué al Yelmo

El sábado pasado, como os adelantaba en el post de felicitación navideña, tuvimos salida montañera con el Club Alpino Madrileño, probablemente la última que hagamos este año y una de las más divertidas y agradecidas que hemos tenido.

Para empezar, la montaña nos regaló uno de esos días espectaculares que sólo las alturas saben crear, y en cuanto ascendimos unos metros nos dimos cuenta de que estábamos sobre un mar de nubes que cubría Madrid y Castilla – La Mancha. Todo el día pareció más mayo que diciembre, y el que no se crea lo del calentamiento global en estos días que estamos viviendo tiene el mejor de los ejemplos de que algo está pasando con nuestro planeta.

Para seguir, la marcha estaba coordinada por Rosa, una persona del club a la que le estamos cogiendo un cariño inmenso porque nos está enseñando los mejores rincones de La Pedriza, ese lugar tan maravilloso que tenemos a 40 minutos de casa, que impone mucho respeto a los montañeros primerizos (como yo). Además se ha formado un grupo de gente para estas salidas muy majete, que siempre tienen buenos consejos para los que empezamos y nos ayudan en todos los pasos difíciles, asíque es un gustazo.

Y para terminar, conseguí subir al Yelmo, que era mi objetivo de esta salida, para resarcir el miedo que me dio esa grieta de la cara norte la otra vez que me había puesto frente a ella. Eso sí, para dar los pasitos de piedra a piedra que hay después menos mal que estaba Juan Pedro una vez más conmigo… qué pava soy, lo más fácil es lo que me da más canguelo. Poco a poco 🙂

Ya he subido esta nueva ruta a mi mapa de excursiones en ArcGIS Online, y también la tenéis en mi perfil en Wikiloks para descargar el gpx, creado con la genial app OruxMaps para Android.

Y como en todas las salidas montañeras, las fotos se las debo a Gonzalo.

Deja un comentario