Montañas

Pirineos

Poco puedo añadir aquí que no haya dicho ya a quienes he hablado de mis días en Pirineos, baste decir que creo que es la primera vez en mi vida que estoy sufriendo síndrome postvacacional. Y en caso de tenerlo, sería un síndrome postvacacional curioso, de las vacaciones más cortas de la historia…
En definitiva, que los Pirineos son geniales, que es genial ver cómo mi pierna va poco a poco dando de sí hasta llegar a tres mil metritos de altura (!), que es genial ver las estrellas que nos roban las luces y la mierda del aire de Madrid, la naturaleza es genial, el agua es genial, la nieve es genial, los crampones son un inventazo, bajar dando saltos por la nieve es genial.
Pero todo ello se quedaría vacío si no fuera por las personas geniales que hacen posible que estas cosas se disfruten de esa manera tan clara como una lámpara y tan sencilla como un anillo. Una palabra entonces, una sonrisa bastan, si son las de esa persona que te cuida, te anima, te hacen seguir adelante y conseguir que sobrepases tus límites.
Ahora toca entretener al síndrome pensando en la próxima aventura 🙂

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Bel_ga_rion
    28 Febrero, 2012 at 7:46 pm

    Me alegro de que tu pierna se vaya recuperando, y estoy de acuerdo bajar del monte con nieve es lo mejor, incluyendo el caerse de culo.

  • Reply
    MdeNoche
    1 Marzo, 2012 at 8:41 am

    Gracias Bel_ga! no lo he contado pero sí, ha habido algunas caidas de culo en la nieve, en barrillo, en las piedras… Ya sabéis que soy un poco torpona!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.