Eventos

Cosas de Boda. El maquillaje de Sarah Miller Make Up

Que te maquille una profesional siempre es una gran experiencia. Pero que te maquille una profesional, que además sientas que es una amiga desde el minuto cero en que comienzas a hablar con ella, es una oportunidad de la que disfrutas muy pocas veces. Esto me pasó en mi boda, gracias a Sarah Miller.

 

Sarah es una americana a la que el amor ha traído a vivir a Madrid. La conocí gracias a Marcos, nuestro fotógrafo de boda, y creo que del listado de maquillador@s que me pasó, desde el principio tuve muy buen feeling con su estilo maquillando, que os recomiendo ver en su web.

Mis “sospechas” de que la cosa iba a funcionar se cumplieron cuando hablando con ella desde el primer minuto entendió nuestro concepto de boda. Creo que influyó mucho que es americana y está acostumbrada a otro way-of-doing-the-wedding-things que el que tenemos aquí. Además, se mostró flexible en la forma de trabajar y a la hora de valorarme un presupuesto para todo lo que le pedí.

Esto último os puede parecer una tontería, pero os aseguro que para mí supuso un gran alivio. Antes de hablar con Sarah unas 10-15 maquilladoras me habían dado un presupuesto de más de 400€ (¡y hasta 600€!) y no consentían en negociarlo o modificarlo aunque les explicara que era una boda muy sencilla y familiar, que mi maquillaje no-era-nada-del-otro-mundo, y que, encima, no hacía falta que me peinaran, porque tengo el pelo corto y lo iba a llevar liso sin más.

Sarah fue una amiga y una aliada desde nuestra primera merienda juntas en La Bicicleta. En las pruebas de maquillaje, en las sesiones de depilación de cejas… y, por supuesto,  ¡el día de la boda! Apareció puntual como nadie en la casa de El Berrueco, maquilló a mi madre y a mi tía que las dejó perfectas, y luego empezó conmigo, os dejo un poco del proceso en estas fotos.

Del resultado, mejor no hablamos, porque las imágenes hablan por sí solas (repasad mis posts sobre la boda). Pero que la gente no deje de decirte durante todo el día lo guapa que estás, que pareces una actriz, y que te pidan que les cuentes qué leches llevas en los ojos que están espectaculares… pues oye, es un lujazo.

Espero poder contar con Sarah muchas veces más en el futuro como maquilladora, porque su trabajo como habéis visto fue perfecto. Pero espero mucho más poder seguir contando con ella como amiga, porque es una persona especial, con una energía diferente, algo que se nota desde el minuto 0 que pasas con ella. Y a las personas tan especiales… ¡no hay que dejarlas escapar de nuestro alrededor!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.