Caminito de Belén, pero en Urbión

El fin de semana pasado hicimos doblete montañero y el domingo nos fuimos a la tradicional subida del Belén al pico de Urbión. ¡Y tan tradicional! Nunca había visto tanta gente subiendo una montaña, ni siquiera en nuestra atestada Pedriza. Es una sensación un poco rara para los que nos gusta el silencio y la soledad de la montaña, pero también es divertido y diferente, asíque lo disfrutamos un montón.

Aunque no subimos al pico en el track que compartí en mi perfil en wikiloks váis a encontrar el camino para llegar hasta el último repecho a afrontar, que es inequívoco y no lleva lugar a dudas o pérdidas. Y como en la imagen que comparto, como todas las cuestas, su dureza depende del montañero que las mire.

Ahora, este post tan buenrrollero tengo que terminarlo con una advertencia. Estas salidas son geniales, compartimos la montaña con amigos no acostumbrados, vemos los bosques nevados, los paisajes más bonitos del invierno, nos divertimos, … ¡¡pero no están carentes de peligro!! Y los días tan bonitos como el que disfrutaron se empañan con accidentes de desconocidos y conocidos que vivimos el domingo. Asíque: cuidado! En invierno la nieve está helada, ten cuidado con los niños, no intentes seguir el ritmo de otros más experimentados, y sobretodo: no pasa nada por no subir hasta arriba, el Urbión (y cualquier otro monte) ahí va a seguir para que lo disfrutes otro día 😉

Deja un comentario