Any nou, vida nova

Felicitación de Fiestas de Gon Vazquez

Este 2014 las cosas cambian en serio para nosotros. Mientras abríais vuestros regalos de reyes, Gonzalo y yo estábamos pensando en lo lejos que queda de nuestra nueva casa el Pedraforca, viendo posts de lámparas DIY y mirando nuevas bicis para recorrer las vías verdes catalanas. Y es que los reyes se adelantaron un poco y trajeron un gran regalo para el 2014: nuevos años, nuevas vidas, nuevas tierras.

Hemos dejado Madrid, y allí muchos amigos, mucha familia y muchas historias vividas. Dejo un pedacito de mi corazón aquí, dejo la Gran Vía que parece un decorado de cine con este sol de invierno, dejo a mi abuela diciéndome… “de Madrid al cielo… pero con un agujerito para verlo”.

Cambiamos de ciudad pero no de objetivos. Y es que, aunque puedan parecer lo mismo, hay diferencias sutiles entre un objetivo y un propósito. Por eso, nosotros no hemos hecho propósitos de año nuevo, nos hemos planteado objetivos.

Uno de mis objetivos este año será hablaros más de mi faceta profesional y menos de la personal en este blog. Igual os aburrís, porque el trabajo es aburrido, pero yo creo que no, porque a mí el mío me encanta. Pero con una nueva ciudad por delante para descubrir y todas las nuevas tierras que le rodean, seguro que seguiré compartiendo aquí muchos nuevos rincones y descubrimientos.

1 comentario

  1. […] de unos meses “atascada” por lo que supone un “año nuevo, vida nueva“, en estas últimas semanas estoy volviendo a hacer muchas de las cosas que me gustan. Para […]

Deja un comentario