Libros

5 consejos para trabajar con tu Kakebo

Esta semana quiero comenzar compartiendo con vosotros un libro que está trayendo algo de orden a nuestras finanzas personales en 2014, Kakebo.

5 consejos para utilizar Kakebo

¿Qué es?

Kakebo es un pequeño librito lleno de tablas y celdas que, simple y llanamente, te ayuda a organizar tus gastos. Cada mes comienzas apuntando tus ingresos y gastos regulares (agua, luz, teléfono…), tus objetivos del mes (en nuestro caso, en febrero, ha sido comprar una mesa y sillas) y cual puede ser tu potencial de ahorro.

Después tienes todas las semanas del mes como calendario en el que puedes ir apuntando gastos en función de categorías. Esos gastos se suman y te dan una visión semanal y mensual de en qué te estás gastando la pasta, ayudándote a recortar ahí donde más falta te haga.

¿Por qué un libro?

Yo que soy tan digital, con un libro en papel para apuntar cosas… Sí, lo sé. Pero había intentado en 2013 llevar nuestras finanzas al día con GDocs, y, más allá de con el tema de la boda, había sido un fracaso. Un día en la Fnac vi el Kakebo y me pareció simple, bien ordenado, bien diseñado y, sobretodo, sencillo de mantener al día.

5 Consejos para utilizar Kakebo

  1. Empieza poco a poco. No te vuelvas loco apuntando cada mínimo gasto los primeros días para luego olvidarte de que existe. Es mejor empezar apuntando los gastos esenciales y más grandes para coger la rutina de pensar en lo que gastas, y luego atacar los más pequeños.
  2. Con dos ratos en la semana, ya tienes el Kakebo al día. Yo le dedico un rato los domingos y otro a mitad de la semana, el jueves o viernes. El domingo compruebo que no se me ha olvidado contabilizar nada y programo gastos que pienso que voy a tener la siguiente semana. El jueves o viernes, aplico correcciones o meto los gastos más reales y no contemplados.
  3. No lo conviertas en el látigo familiar. Gonzalo y yo ahora tenemos un dicho, medio en broma y medio en serio: “¿qué dice de esto el Kakebo?“. Kakebo me ha servido para visibilizar que estamos en una época de grandes gastos (una mudanza, una casa nueva que amueblar, los seguros de montaña…) y que tendremos que pensar cada paso que damos, pero no cancelando nuestras aficiones o necesidades personales.
  4. Analiza. A final de mes o de semana dedica un tiempo a ver en qué se te ha ido el dinero. Es importante analizar para poder corregir y no gastar en lo que no quieras gastarte.
  5. Plantéate objetivos reales. Si quieres comprarte una nueva tele, quizá tengas que ahorrar durante tres meses, no pasarte uno comiendo macarrones y salchichas para sobrevivir. Si algo es Kakebo, es una dosis de realidad financiera que te hace pensar en tus gastos como algo más continuado (fuera de la “caprichitis” del momento).
Si quieres intentarlo, puedes hacerte con tu Kakebo en cualquier librería. ¡Ya me contarás qué tal te va!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.